“To be truly free one must take on the basic conditions as they are —painful, impermanent, open, imperfect— and then be grateful for impermanence and the freedom it grants us.” 5

“Our bodies are wild. The involuntary quick turn of the head at a shout, the vertigo at looking off a precipice, the heart-in-the-throat in a moment of danger, the catch of the breath (…). The depths of mind, the unconscious,
are our inner wilderness” 16

 

Gary Snyder, The Practice of the Wild, 1990

‘Veneno’, Peste & Sida, 1987

“I am not absentminded. It is the presence of mind that makes me unaware of everything else.” ― G.K. Chesterton

This is a video playthrough/trailer of Zuzana Husárová and Ľubomír Panák’s “Liza Gennart.” It was originally produced with Python and GPT-2 and published on a website and in a book in 2020. This work can be accessed at collection.eliterature.org/4/liza-gennart

🎲                         🛠                        💥

advances in artificial intelligence (AI) mean that researchers can design completely original proteins in seconds instead of months. (…) “The question is what problems are you going to solve with them.” (…) Many of these tools, including proteinMPNN, (…) specify a sequence that corresponds to a particular structure, often using approaches borrowed from image-recognition tools. Some others are based on an architecture similar to that of language neural networks such as GPT-3, which produces human-like text; but, instead, the tools are capable of producing novel protein sequences. “These networks are able to ‘speak’ proteins,” says Ferruz

El proceso de remediación funciona, en el caso del códice, en los dos sentidos: del libro al medio digital y del medio digital al libro. Digamos que el códice fue la máquina cognitiva y de imaginación que los primeros ingenieros tomaron como modelo cuando diseñaron las interfaces físicas y gráficas del ordenador como un metamedio capaz de incorporar las anteriores tecnologías de representación.
(…)
Cuando Drucker habla de materialidad performativa, llama la atención sobre el hecho de que los textos no son inertes: su forma (narrativa, gráfica, etc.) codifica un conjunto de instrucciones a las que los lectores responden creativamente dentro de un conjunto de parámetros. Asimismo, cuando Butler habla de performatividad de género, está llamando la atención sobre las codificaciones culturales que masculinizan o feminizan a los sujetos. El Teatro Estático no sería por tanto menos performativo que el Teatro Dinámico, ya que una determinada forma de inacción sería su performatividad particular. De hecho, podríamos leer toda la obra de Pessoa como una demostración de la performatividad del sujeto. Es un “sujeto literario”, pero la multiplicación heterónima podría verse, en cierta medida, como una demostración de la producción y autoproducción del sujeto a partir de un conjunto de posibilidades que ofrece el lenguaje.
(…)
Las referencias “ontología de la producción textual” y “epistemología del conocimiento textual” aparecen en el contexto de la alusión a la noción de performatividad poshumanista de Karen Barad con la que la autora intenta superar el modelo representacional de la relación entre materialidad y significado. Una de las consecuencias del énfasis en la performatividad es cambiar el enfoque del problema de la correspondencia entre descripciones y realidad (modelo representacional) a cuestiones de práctica y acción (modelo performativo). Esta reconceptualización permite pensar los elementos en su carácter relacional a través de modelos de difracción en lugar de los modelos de reflexión propios de las teorías representacionales. Al cuestionar la distinción ontológica entre las representaciones y lo que pretenden representar, se hace evidente la función mediadora de las representaciones y su acción como conjunto de prácticas discursivas. La “ontología de la producción textual” tal como está modelada en el Arquivo LdoD busca dar cuenta de la interferencia entre las diferentes acciones (lectura, edición, escritura) tratando de simular estas interferencias. Por eso, “lector”, “editor”, “autor” y “libro” se abstraen como posiciones variables en el campo dinámico de las acciones en lugar de concebirse como entidades preconstituidas, externas entre sí e independientes del modo en que se realizan.
(…)
Un aspecto curioso que vincula la teoría literaria y la teoría del hipertexto electrónico radica precisamente en el problema de las relaciones entre textos. La palabra “hipertexto” aparece en los textos de Ted Nelson, primero, y de Gerard Genette, después, de forma independiente y con diferentes significados. En el caso de Genette, “hipertexto” es una de varias palabras con las que trata de sistematizar el problema de la relación entre textos, utilizándola para referirse a textos que transforman explícitamente textos anteriores, asimilándolos en su propia forma. Ted Nelson, por su parte, acuñó la palabra para significar la posibilidad de vincular textos entre sí y también para marcar la presencia de unos textos en otros. Estas relaciones serían, en cierto modo, explicaciones del principio general de intertextualidad como condición textual de la escritura y la lectura. Lo interesante no es tanto la posibilidad de marcar citas, alusiones, pastiches y parodias textualmente identificables -que impiden que cualquier texto se considere autónomo y autosuficiente- sino el hecho de que los enlaces puedan ser producidos de forma abierta por los lectores en todo momento. La intertextualidad define la condición textual misma. La posibilidad de pensar, en su aspecto biológico o biolingüístico, reside en la posibilidad de asociar sintáctica y recursivamente los elementos del lenguaje. Si queremos extender este proceso a cadenas más amplias de ideas e inferencias, podríamos argumentar que el pensamiento también opera intertextualmente.
(…)
En muchos pasajes del Libro hay referencias a actos de escritura y, en particular, al hecho de que el sujeto de la escritura mezcla las reflexiones que hace con la descripción del momento presente como sensación y percepción. Al sugerir esta sincronía entre escritura y sentimiento, los narradores de los fragmentos del Libro parecen transformar cada acto de escritura en una prótesis de autoconciencia. De este modo, la conciencia como sentimiento de sí cobra protagonismo como si fuera un efecto secundario de la escritura. Esta extraña experiencia de la irrealidad del sujeto, como si fuera una postproducción de su lenguaje, es uno de los vértigos que produce el Libro.

Portela: «El libro del desasosiego se convirtió en un espacio de experimentación literaria» – Entrevista con Diego Giménez. Revista de Letras, 10 septiembre 2022.

Il faut refuser l’ennui et vivre seulement de ce qui fascine. (…) Si elle [la vie humaine] n’est pas libre, l’existence devient vide ou neutre et, si elle est libre, elle est un jeu.

Georges Bataille. La Conjuration Sacrée. Acéphale, 24 juin 1936

                                                    ///

Cet homme qui joue trouve dans le jeu la force de surmonter ce que le jeu entraîne d’horreur.

Georges Bataille, interview (8’25”)La littérature et le mal. 1958

”Abelharucos? Mal chegam, tardios, logo vão de fugida. Levam o estio atrás. Quem dera ir em bando, ver África toda lá de cima. Quem dera que ainda aqui se demorassem.” [*]

Paco de Lucia, ‘La Tumbona’, Festival de Jazz de Montreux, 1987

‘Anxiety is the dizziness of freedom.’

Soren Kierkegaard

Exercise in general is known to stimulate the release of a cocktail of mood-boosting neurotransmitters, such as endorphins, dopamine, norepinephrine, and serotonin. (…) Although it is true that blood levels of endorphins are higher after exercise, endorphins have large bulky chemical structures that prevent them from passing through the blood-brain barrier to produce an effect on the brain. Instead, recent studies have investigated a different molecule as being primarily responsible for producing the runner’s high – endocannabinoids [https://sportscardiologybc.org/debunking-the-runners-high/]

“A soul can only reveal itself through direct action.”

Marcel Duchamp

My liberty is the liberty of everybody, for I am really free, free not only in idea, but in fact, only when my liberty and my right find their confirmation, their sanction, in the liberty and right of all men, my equals.

What all other men are is of great importance to me, because, however independent I may imagine myself or may appear by my social position, whether I am Pope, Czar, or Emperor, or even prime minister, I am always the product of the lowest among them; if they are ignorant, miserable, enslaved, my life is determined by their ignorance, misery, and slavery. I, an enlightened or intelligent man, for example,—if such is the case,—am foolish with their folly; I, a brave man, am the slave of their slavery; I, a rich man, tremble before their misery; I, a privileged man, turn pale before their justice. In short, wishing to be free, I can not be, because all the men around me do not yet wish to be free, and, not wishing it, they become instruments of my oppression.

“The Political Theology of Mazzini And The International”, Mikhail Bakunin, 1871

[…] I said, ‘Hey little girl, where do you hide?’
You draw lightning from the sky […]

(…)
monossílabos empregados
em literatura sobre o útero:
um
dissílabos: feto, cérvix, pélvis, parto
tríssilabos: útero, vagina, falópio
outros polissílabos: mamíferos, mesométrio
a 36 graus
em ante-verso-flexão
i piri qui

Angélica Freitas, Um útero é do tamanho de um punho, Cosac Naify, 2012